La nueva banca: la banca abierta

Los bancos y entidades financieras han ido evolucionando a la par de los avances tecnológicos, permitiéndonos realizar cada día más operaciones desde nuestro ordenador o móvil sin tener que ir a una oficina.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Sin embargo, el modelo de negocio y atención de los bancos seguía siendo el mismo; solo pasaron de la atención física a la virtual.

Pero en los últimos años, los bancos han empezado a dar un paso más en la transformación digital del sector, introduciendo un nuevo modelo conocido como banca abierta u open banking, como se le conoce en otros países. A través del open banking la información se libera y así los servicios y productos que se nos ofrecen pueden ser más personalizados y a medida.

Tu información liberada para tu beneficio

Lo que impulsa la banca abierta es la práctica de compartir con terceros nuestra información financiera (que antes era manejada solo por “nuestro” banco). Ahora los bancos se han visto forzados a liberar eso que tanto atesoraban a pesar de no ser suyo. Gracias a la regulación europea que busca mejorar la experiencia del cliente, terceras empresas tienen derecho a acceder a la información financiera de los clientes para facilitarles productos y servicios. Todo esto, obviamente, de manera segura y con la aprobación previa de los clientes.

Para poder conseguir esto los bancos y aquellas empresas que quieren acceder a la información hacen uso de interfaces de programación de aplicaciones, conocidas como APIs. En palabras más sencillas, los bancos y las empresas interesadas se comunican de manera segura a través de enlaces de software que permiten compartir nuestros datos.

Lo que finalmente permite la banca abierta es promover que todas las partes involucradas ganen, pero siempre poniéndote a ti en el centro de la estructura, dándote control de tus datos, pues eres tú quien otorga el permiso a estos terceros para acceder a algunos de tus datos personales y así puedan ofrecerte ciertos servicios.

La idea de esto es que las empresas puedan recopilar y procesar la información, entender tus necesidades y anticiparse a ellas; es decir, poder conocerte bien para así darte un mejor servicio.

Para entender mejor el concepto, imagina por ejemplo que quieres pedir un préstamo. Antes del open banking tenías que ir a tu banco de siempre a pedírselo porque era el único que tenía acceso al detalle de tu historial crediticio para poder tomar la decisión de si podía prestarte y cuánto. Ahora con el open banking, tienes una mayor oferta porque puedes ir a un tercero, como BillyCard, que también puede evaluarte porque tiene acceso a tu información financiera. Y lo mejor es que puede hacerlo sin necesidad de solicitársela a tu banco…y obviamente dejando de lado también su burocracia y su exagerada aversión al riesgo.

Esto significa que se hace más simple para ti el acceso a diversos servicios financieros, sin necesidad de estar llenando más formularios o presentando tantos documentos. Lo interesante es que los servicios financieros que permite un sistema como el open banking no se limitan al crédito.

Con la banca abierta tú eres el mayor ganador

Con el open banking tu experiencia como cliente mejora significativamente, pues tienes mayor control de tu información y de la gestión de tus finanzas. Además, accedes a una mayor—y sobre todo más personalizada—variedad de productos y servicios que se adaptan a tus necesidades.

Al poder conocerte, las entidades financieras y otras empresas pueden asesorarte de forma particular y brindarte la oferta adecuada a un menor costo, gracias al uso de la tecnología y la eliminación de intermediarios.

Así, aparecen novedosas y útiles opciones como la tarjeta de crédito BillyCard, que te permite comprar ahora pagando después, pero con 0% de interés, sin cuotas ni moras ocultas y pagando solamente una tasa clara y fija que conoces desde el primer momento.

¿Y tanta apertura es segura?

Quizás el concepto de “banca abierta” pueda confundirte, pero lo cierto es que es completamente seguro ser parte del open banking y utilizar los servicios de empresas como BillyCard. Todo el proceso está regulado, con una meticulosa supervisión y la inclusión de estándares de seguridad que los proveedores de servicios que hacen uso del open banking deben aplicar, como la autenticación reforzada al momento de realizar transacciones.

Puedes estar tranquilo y sentirte completamente seguro porque Europa, y por ende España, está a la vanguardia de este modelo financiero, con dos regulaciones principales que involucran al open banking.

Por un lado, tenemos la Regulación General de Datos Personales de la UE (o GDPR, por sus siglas en inglés), que requiere tu consentimiento previo para el uso de tus datos y saber para qué van a utilizarse. Por otro lado, tenemos la Segunda Directiva de Servicios de Pago (PSD2), la cual entró en vigor en España en 2019 para regular el acceso de terceras empresas a tus cuentas e información, exigiendo a los bancos que puedas intercambiar tus propios datos financieros con estas otras empresas en tu beneficio y con total seguridad.

Por tanto, queda claro que hablar de “abierta” no significa en ningún momento que no existan estructuras ni sistemas de protección. Todo lo contrario; eres tú quien brindas tu consentimiento para el intercambio abierto de información financiera digital para que pueda ser utilizada con el fin de ofrecerte mejores y más asequibles productos. Y esto gracias a las API que establecen conexiones directas entre las distintas empresas sin que se compartan tus contraseñas.

BillyCard, la tarjeta para todos

Gracias a esta banca interconectada que permite el open banking, ahora puedes tener productos como BillyCard, que llega a España como una opción de crédito para todos, a través de su novedosa tarjeta sin intereses ni comisiones.

Dejando de lado los métodos obsoletos de calificación crediticia de la banca tradicional, y haciendo uso precisamente de las ventajas de acceso del open banking, BillyCard llega para dar una alternativa de pago diferido justa, sencilla y transparente a aquellos que antes eran excluidos del sistema bancario por su falta de historial crediticio y quienes están cansados de la letra pequeña y los intereses complicados.

Utilizando herramientas de open banking, inteligencia artificial y machine learning, BillyCard evalúa el riesgo de sus clientes basándose en lo que pueden permitirse pagar hoy. Con esto, puede ofrecerte una tarjeta de crédito novedosa sin tanto papeleo y sin pagar intereses ni moras.

¡Con BillyCard conseguir las cosas que necesitas es más fácil que nunca! Únete ya.

suscríbete a nuestro newsletter

Para anuncios de productos, actualizaciones de funciones, historias de usuarios y publicaciones técnicas sobre la banca.

Más cosas por explorar

Este sitio web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Para más detalles, consulta la Política de Privacidad.